‘La mirada del bosque’, vista por Patricia Esteban

La escritora Patricia Esteban Erlés ha publicado en la web Anika entre libros la siguiente reseña sobre La mirada del bosque:

“La mirada del bosque”, novela con la que Chesús Yuste debuta como escritor de narrativa, es un canto de amor a Irlanda. Un canto de amor lleno, además, de humor y alegría, lo que quizás podría parecer una paradoja, teniendo en cuenta que se trata de una obra en la que se comete un crimen violento y que está protagonizada por diversos personajes que ocultan un lado oscuro bajo su aparente normalidad. Sin embargo, estos aspectos, ciertamente nucleares en una novela policiaca, no ensombrecen la atmósfera lúdica del libro, cuyas páginas rezuman la pasión que siente su autor por una tierra que conoce bien, y entrelazan la mención a usos y costumbres de la cultura irlandesa, todavía muy vinculada a sus orígenes celtas, con diferentes aspectos de la conflictiva realidad política del país en los primeros años noventa, fecha elegida para ambientar la trama.

Destacaría, en primer lugar, la sencillez con que Chesús Yuste va desgranando los detalles del suceso que viene a truncar la calma de Ballydungael, el pueblecito irlandés donde casi nunca pasa nada. Dividida en capítulos que recogen algunas de las fechas más relevantes de esos escasos diez días de junio que dura la investigación, “La mirada del bosque” es una obra de escritura ágil, salpicada de golpes de humor y escenas picantes, que conecta rápidamente con el lector y le permite seguir con facilidad las pesquisas detectivescas de una galería de personajes entrañables. Las fuerzas vivas que investigan el crimen (el matrimonio formado por la locutora de radio y el tendero, el párroco de carácter endiablado, la maestra y novelista de éxito, el atribulado policía local o la joven doctora Collins, recién llegada a Ballydungael), van perfilándose a través de sus diálogos vivaces y el modo elegido por cada uno de ellos para afrontar la investigación extraoficial del asesinato.

Por otro lado, cabe señalar cómo la propia víctima experimenta un crecimiento evidente como personaje después de su muerte, ya que la de Emily es una personalidad que se desvela poco a poco, a medida que conocemos el pasado turbulento que arrastraba en vida esa respetable ama de casa y feliz madre de familia, un pasado que los integrantes del “club de los miércoles” deben ir sacando a la luz para desenmascarar al asesino. Algo similar sucede con la naturaleza verde y misteriosa de Irlanda, encarnada en un bosque habitado por druidesa, la siempre joven Bríd. Un ente inmóvil pero orgánico que introduce pequeñas dosis de lo fantástico en la narración y que acaba convirtiéndose en el testigo mudo, en la única mirada que presencia lo sucedido la madrugada de verano en que Emily es brutalmente asesinada.

Patricia Esteban Erlés

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseña. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s